Published On: Mar, Abr 18th, 2017

Experto sostiene que comunidades indígenas que no sean censadas serán las principales perjudicadas

El sociólogo y académico de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Cristián Parker, explica que el Censo que se aplicará este miércoles “define prácticamente todas las políticas públicas”. En ese sentido, advierte que las agrupaciones de La Araucanía que han rechazado participar en la medición arriesgan no ser consideradas en las estrategias que defina el Gobierno a futuro.

Este miércoles 19 de abril se realizará el Censo y una de las complicaciones son las agrupaciones territoriales indígenas de la Región de La Araucanía que han manifestado su rechazo a ser censadas.

El sociólogo y académico del Instituto de Estudios Avanzados (Idea) de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Cristián Parker, señaló que “esa situación no va a alterar los números gruesos, que son los fundamentales que se necesitan” ya que, a su juicio, “el porcentaje de estos casos va a ser mínimo”.

El especialista explica que esta medición determina “no solo cuántos somos, sino en qué condiciones estamos”. “Esto define prácticamente todas las políticas públicas, las de vivienda, de salud, sobre los jóvenes, indígenas, migrantes”, añade.

En ese sentido, enfatiza que “cuando uno no es censado, el perjuicio en última instancia repercute en la propia persona, porque no es considerada entre los habitantes de Chile. Por lo tanto, su situación tampoco es considerada al momento de diseñar y aplicar políticas públicas”.

“El Censo no tiene un objetivo de control. No es necesario entregar el nombre y apellido ni datos personales. El censo es de población, no para averiguar situaciones personales, por lo que no debe haber ningún temor”, concluye sobre este punto.

DESAFÍOS DEL CENSO
Para el especialista, se precisa urgentemente de los resultados de este estudio ya que “el que tenemos vigente es de 2002 y ya quedo muy atrás. Sus datos no nos dan para hacer las proyecciones que se requieren”.

Por lo tanto, y aunque reconoce que aunque ningún Censo en el mundo es perfecto en un 100%, indicó que el actual “tiene que ser exitoso”. “Es decir, que se alcance a aplicar a todos los habitantes de este país y que los márgenes de error se reduzcan al mínimo”, subraya.

No obstante, indica que “organizar esto no es fácil y tengo la impresión de que se ha hecho bastante bien, pero es una tarea tan grande que el tiempo se nos viene un poco encima”, en alusión a los retrasos en la capacitación de voluntarios en la capital y Coquimbo.

Por eso, señala que hay varios aspectos que corregir a futuro. “Los censos tienen que prepararse con muchos años de anticipación y, desgraciadamente, por el error grave que tuvimos en 2012, este Censo no se ha podido preparar con la antelación que habríamos querido. Hay que pensar desde ya en el próximo Censo”, advierte.