Published On: Mar, Dic 6th, 2016

Lo que no contestó el ministro

jose-garcia-ruminot

Escribe: José García Ruminot, senador de La Araucanía.

A finales de febrero, el ministro de Hacienda anunció un recorte al gasto fiscal de 540 millones de dólares, debido a cambios en la proyección del precio del cobre, al menor ritmo de la economía y con el objeto de cumplir la meta de reducir el déficit estructural en 0,25 puntos porcentuales por año. La diferencia en la recaudación por el precio del cobre significa considerar 2.400 millones de dólares menos, pero el reajuste fue más acotado gracias a que los ingresos fiscales fueron mayores a los esperados.

Sin embargo, un estudio realizado por BBVA Research que proyecta el gasto para el cuarto trimestre en base a los primeros tres, indica que el Gobierno estaría sobre ejecutando en 500 millones de dólares el gasto comprometido, lo que reduciría el recorte del mes de febrero a solamente 40 millones de dólares.

En la tramitación de la Ley de Presupuestos 2017, despachada esta semana, el Ministro de Hacienda fue preguntado sobre esta sobre ejecución pero no hubo respuesta, y es muy importante que sinceremos las cifras para saber en qué se habrían utilizado esos 500 millones de dólares, y también para conocer el real crecimiento del gasto público aprobado en la Ley de Presupuestos 2017, despachada esta semana.

El gasto 2017, en la Ley aprobada, aumentaba un 2,7 real sobre el gasto 2016, cifra que en caso de ser efectiva la sobre ejecución, sería menor ya que cambiaría la base de cálculo. Esto significa que el Presupuesto 2017 sería más austero de lo que se nos informó, y que nos estaríamos apretando el cinturón aún más de lo informado por el Gobierno.

Este aumento en el gasto por sobre lo presupuestado, no solo implicaría aumentar el endeudamiento, que se encuentra en niveles récord desde 1997, sino que además el crecimiento del gasto hasta el momento le ha servido a este Gobierno para camuflar la caída del crecimiento de nuestra economía, ya que dos tercios del bajo crecimiento económico del tercer trimestre (1,6%) se explican por el gasto público.

A fin de cuentas, una medida como esta sería como hacerse trampa en el solitario, con la diferencia de que esto no es un juego, y que los costos de este engaño son pagados por quienes más necesitan de la ayuda del Estado.