Araucanía: ¡Ponle filosofía al desarrollo!

Escribe: Marco Antonio Vásquez Ulloa, director regional Tesorería Regional de La Araucanía.

¿Podría Ud. imaginar que existe un vínculo entre la Filosofía y el Desarrollo? ¿Cómo, a través del pensamiento filosófico podríamos encontrar el camino para que los territorios y en especial la Araucanía pueda mejorar sus indicadores económicos y lograr el ansiado desarrollo y bienestar para sus habitantes? Trataré de darles las respuestas a estas interrogantes con dos conceptos filosóficos La Ética y la Estética. Los invito a seguir estas líneas que a continuación les presento.

Para Aristóteles existía una relación directa entre la Ética y la Estética. La primera se basa en el concepto de felicidad. El planteamiento de Aristóteles es bastante simple, una acción es correcta si me hace feliz y es incorrecta si no me hacer feliz. La biblia también refuerza este concepto con el proverbio 3:27 que dice: “No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo”.

Por otro lado, la estética (del griego aisthesis=perceptible por los sentidos), designa la ciencia del arte y de lo bello. Hegel consideró la estética como una manifestación sensible del absoluto. En lo bello se armonizan todos los aspectos del Ser. La estética es la manifestación externa de un sentimiento, La ética se manifiesta a través de la estética.

Dicho lo anterior, que la ética se manifiesta a través de la estética y que el fin de ambos es la Felicidad del Ser les planteo que la Araucanía no podrá alcanzar el desarrollo si no logra alinear la ética con la estética de sus territorios.

En lo estético, nuestra región presenta precarios índices en materia de calidad de vida y desigualdad. Territorios o zonas que están con rezago productivo y altos niveles de pobreza a nivel urbano y rural. Ciudades que crecen en forma desproporcionada, con un parque automotriz que se eleva por sobre el promedio nacional y problemas serios de calidad del aire, entre otros. Se entiende pues a la estética como la ciencia de lo bello. Podrán apreciar que en nuestro territorio la estética no está en buen pie.

Como podremos pedir un comportamiento Ético (hacer el bien, solo por el hecho de hacer el bien) a los territorios de la Araucanía y buscar la felicidad si no hay congruencia con su estética.

Es aquí donde la mano de los líderes de la región tiene que entrar en acción. Debemos trabajar en lo estético para poder alcanzar lo ético y desde ahí dar los pasos al desarrollo regional.

Lo primero, utilizar las herramientas de todos los actores regionales para derribar el muro de la exclusión que impide que los habitantes de la Araucanía tengan acceso a igualdad de oportunidades en salud, trabajo, educación, conectividad, vivienda, ingresos entre otros.

He aquí la tarea que tenemos todos; mejorar la estética de nuestra Región. Esto nos llevará a un actuar ético que busca la felicidad de sus habitantes. Por consiguiente, con políticas públicas de alto impacto, más la responsabilidad en el pago de impuestos y mayor recaudación tributaria, conseguiremos el Desarrollo en la Araucanía. ¿Estás disponible?

Redes Sociales