Panorama del empleo regional en La Araucanía

Escribe: Patricio Ramírez, coordinador Observatorio Económico y Social Universidad de La Frontera.

La última cifra entregada recientemente por el INE, indica que la región de La Araucanía anotó una tasa de desocupación de 6,9% para el trimestre móvil julio-septiembre del año en curso, en tanto a nivel nacional la cifra llegó al 6,7%.

Entre los aspectos positivos de esta última medición a nivel regional, destaca la vigorosa creación de empleos que en términos inter-anuales superó los 24 mil puestos de trabajo. Lo que transformó a La Araucanía en la tercera región de mayor aumento en el número de ocupados en 12 meses a nivel país. Estos niveles de aumentos en los ocupados en la región no se observaban desde 2014. Los tres últimos trimestres móviles (desde mayo-julio) vienen mostrando una optimista tendencia en cuanto a generación de empleo, lo cual se transforma en una positiva señal que paulatinamente va consolidando un mejor escenario del mercado laboral local, tras un magro comienzo de año donde hasta el trimestre abril-junio la creación de empleos fue prácticamente nula.

En este aumento de ocupados, destaca especialmente el comportamiento de la mujer, que registra variaciones positivas durante todo lo que va del año, y donde en los últimos tres trimestres la creación de empleos supera las 10 mil plazas. Esto es positivo dado que la mujer típicamente ha mostrado un rezago en las cifras de empleo regionales. Aunque aún queda mucho por hacer en materia de empleo femenino regional, ya que a nivel nacional La Araucanía todavía muestra brechas de género importantes en desmedro de la mujer, especialmente en participación laboral y ocupación.

La evolución de la tasa de desocupación y la brecha región-país también muestra una tendencia positiva, ya que a finales de 2016 y comienzos de 2017, la desocupación regional superaba a la nacional en poco más de dos puntos porcentuales, brecha que ha disminuido y en la última medición solo anota 0,2 puntos porcentuales (6,9% vs. 6,7%).

En cuanto a las ramas económicas, destacan el comercio y la agricultura como generadoras de empleo en la región. Mientras que siguen al debe la industria, construcción y enseñanza.

Un aspecto a mejorar este 2017 es la composición de los ocupados, ya que la creación de empleo en la región sigue estando explica en mayor media por la categoría “cuenta propia”. De los 24 mil empleos adicionales del último trimestre por ejemplo, 14 mil son por cuenta propia y solo 3,5 mil son asalariados. Esta tendencia se ha mantenido durante este año. Aquí sigue el desafío regional de junto con incentivar el emprendimiento, seguir generando las condiciones para aumentar la inversión local y el empleo asalariado, dado que este último típicamente presenta mejores condiciones y calidad.

 

Redes Sociales